viernes, 28 de enero de 2011

1999


No me importa ser resentido
Amenazando a los tramposos
Si de amores baratos se trata la historia
En la memoria de aquellos, un corazón barroso
Malos recuerdos y engaños en orgías
Bastardos con la lengua de serpiente
Se mueven de lado a lado
Siempre a corriente y sonrientes
Vistiendo sus corceles con hermosas vestimentas
Rocinantes agotados descansan en las hierbas
Para morir en las columnas testarudas de mentiras
De seres ambulantes
Que bautizan la risa
Con mujeres vacías y estilistas
Lentas
Drogadas
Ciegas
Dormidas
Humanas
Mientras un marinero perdido
Trata de poner una bomba
En los canales de televisión

2 comentarios:

claudia dijo...

intrigante la labor del marinero. Por qué está perdido? o de qué manera el estar perdido sirve para que cometa esa acción?

Pristian Kino Anguita dijo...

olvidado, nunca fué nadie.
la implosión perfecta.